BULA - 2007
El Beach Ultimate confía en el espíritu de nobleza deportiva que traslada a los propios
jugadores la responsabilidad por el juego limpio. Promueve una actitud altamente
competitiva, sin que llegue a perderse el respeto mutuo entre jugadores, la adhesión a
las reglas de juego establecidas o el disfrute básico del juego. El fin de las reglas del
Beach Ultimate es suministrar una guía que describa la manera en la que se desarrolla el
juego. Se asume que ningún jugador de Beach Ultimate infringirá intencionadamente
las reglas; no existen sanciones duras para las infracciones involuntarias, sino un
método para reanudar el juego de manera que se simule lo que probablemente hubiera
ocurrido de no haber tenido lugar la infracción.

UPA - 2006
El Ultimate se apoya en el principio de ´Espíritu deportivo´ el cual delega la
responsabilidad de ´jugar limpio´ sobre cada jugador. Un juego altamente competitivo
es alentado, pero nunca a costa de la relación de mutuo respeto que existe entre los
jugadores, adherencia a las reglas acordadas, y un básico placer de jugar. La protección
de esos elementos vitales sirve para eliminar conductas adversas del campo de juego del
Ultimate. Tales acciones como la burla hacia jugadores contrarios, agresiones
peligrosas, la intimidación beligerante, las faltas intencionales, u otro comportamiento
"de triunfo cueste lo que cueste" son contrarios al espíritu del juego y deben ser evitadas
por todos los jugadores.
WFDF - 2009
1.1. El Ultimate es un deporte de no-contacto y auto-arbitrado. Todos los jugadores son
responsables de administrar y adherirse a las reglas. El Ultimate descansa sobre el
Espíritu de Juego que pone la responsabilidad del juego limpio y justo sobre cada
jugador.
1.2. Se cree que ningún jugador incumplirá las reglas intencionalmente; por lo cual no
hay penalidades severas a las infracciones, en cambio si un método para resumir la
jugada de manera que se simule lo que probablemente habría ocurrido si no hubiese
existido infracción.
1.3. Los jugadores deben ser conscientes del hecho que están actuando como
mediadores en todo arbitraje entre equipos. En tales situaciones, los jugadores deben:
1.3.1. Saber las reglas;
1.3.2. Ser justos a conciencia y objetivos;
1.3.3. Ser honestos;
1.3.4. Explicar sus puntos de vista de forma clara y concisa;
1.3.5. Permitir a los oponentes una oportunidad razonable para hablar;
1.3.6. Resolver las discusiones lo más pronto posible; y
1.3.7. Usar lenguaje respetuoso.
1.4. Se fomenta la competencia de alto nivel, pero esto nunca debe sacrificar el respeto
mutuo entre los jugadores, la adherencia a las reglas del juego acá acordadas, o el
simple hecho de disfrutar del mismo.
1.5. Las siguientes acciones son ejemplo de buen espíritu:
1.5.1. Informar a un compañero de equipo que ha realizado un llamado errado o
innecesario, u ocasionado una falta o violación.
1.5.2. Retractarse de un llamado cuando usted crea que este no fue necesario.
1.5.3 Felicitando a un oponente por una buena jugada o por buen espíritu.
1.5.4. Presentándose a su oponente; y
1.5.5. Reaccionando calmadamente ante desacuerdos o provocaciones
1.6. Las siguientes acciones son violaciones claras del Espíritu de Juego y deben ser
evitadas por todos los participantes:
1.6.1. Jugadas peligrosas y conducta agresiva;
1.6.2. Faltas intencionales u otras intenciones por violar las reglas;
1.6.3. Provocando o intimidando a los oponentes;
1.6.4. Celebrando de forma irrespetuosa después de una anotación;
1.6.5. Realizando llamados en retaliación a un llamado o del oponente; y
1.6.5. Pedir un pase al oponente.
1.7. Los equipos son guardianes del Espíritu de Juego, y deben:
1.7.1. Tomar la responsabilidad de enseñar a sus jugadores las reglas y el buen
espíritu de juego;
1.7.2. Disciplinar a los jugadores que demuestren poco espíritu de juego; y
1.7.3. Dar retroalimentación constructiva a otros equipos sobre cómo mejorar su
adherencia al Espíritu de Juego.
1.8. En caso que un jugador novato cometa una infracción por desconocimiento de las
reglas, los jugadores más experimentados están en la obligación de explicarle la
infracción.
1.9. Un jugador experimentado, que ofrezca consejos sobre las reglas y guíe el arbitraje
en el campo, podrá supervisar juegos que involucren principiantes y jugadores jóvenes.
1.10. Las reglas deben ser interpretadas por los jugadores directamente involucrados en
la jugada, o por los jugadores que tengan la mejor perspectiva de la misma. Aquellos
no-jugadores, a excepción del capitán, deben abstenerse de involucrarse. Sin embargo
para llamadas relativas a los "fuera de límites" (out-of-bounds) y "disco caído" (down),
los jugadores pueden buscar el punto de vista de los no-jugadores con el fin de
ayudarles a hacer la llamada apropiada.
1.11. Si los jugadores no llegan a un acuerdo sobre lo ocurrido en la jugada, el disco
deberá regresar al último lanzador no-discutido.